Noticias

El cuidado de la diabetes cuando hay calor

Si tiene diabetes, debe ser más cuidadoso en el verano, durante olas de calor, usted sabe lo importante que es tener una rutina de cuidados. Pero el tiempo del verano, con sus temperaturas altas, puede causar problemas y hacer más difícil cumplir la rutina de cuidados para controlar esa enfermedad.

(image)

Si sufre de diabetes, es más difícil que su cuerpo soporte las temperaturas altas y la humedad. Tal vez necesite hacer cambios en sus medicamentos y en sus alimentos y bebidas cuando las temperaturas aumenten.

Si usted es familiar, está al cuidado o es el proveedor de atención médica de una persona con diabetes, por favor comparta con ella esta información.

Temperaturas altas

Las temperaturas de 80° F (unos 27° C) o más, especialmente con humedad alta, pueden afectar sus medicamentos, los suministros para pruebas y su salud. El índice de calor, la medida que indica cuánto calor siente la persona al combinar los niveles de temperatura y humedad existentes, recomienda tomar precauciones a temperaturas desde los 80° F con una humedad del 40%. El calor extremo es especialmente peligroso para las personas de 65 años de edad y mayores, los niños menores de 4 años, y las personas con enfermedades crónicas como diabetes.

El calor puede afectar sus niveles de azúcar (glucosa) en la sangre y también aumentar la absorción de algunas insulinas de acción rápida, lo que significa que necesitará hacerse la prueba de glucosa en la sangre con más frecuencia, y tal vez ajustar la toma de insulina, alimentos y líquidos.

Tome suficientes líquidos, en particular agua, para evitar deshidratarse. No espere a estar sediento porque es una señal de que ya está deshidratado. Evite las bebidas azucaradas como el té helado con azúcar y las gaseosas.

Si su médico le ha restringido la cantidad de líquido que puede tomar, pregúntele qué debe hacer durante las horas de mucho calor.

Conozca las señales de las enfermedades relacionadas con el calor y sepa qué hacer si hay síntomas de agotamiento por calor y golpe de calor. El golpe de calor puede provocar la muerte o algún tipo de discapacidad permanente si no es tratado de inmediato.

– Use bloqueador solar y protector para los labios con filtro solar.
– Use ropa que no apriete, ligera y de color claro.
– Revise la información médica en el envase de los medicamentos para saber cuáles son las temperaturas altas que los afectan. – – – Llévese los medicamentos que necesitará mientras esté lejos de casa y protéjalos del calor.
– Si viaja y lleva insulina, no la guarde a la luz directa del sol o en un carro caliente. Manténgala en una neverita portátil, pero no la coloque directamente sobre el hielo o paquete de gel frío.
– Consulte las etiquetas del medidor de glucosa y las tiras reactivas para obtener información sobre su uso en horas de mucho calor y humedad. No las deje en un carro caliente, por los lados de la piscina o la playa.
– El calor puede dañar las bombas de insulina y otros equipos. No deje la bomba desconectada o los suministros a la luz directa del sol o en un carro caliente.
– Realice su actividad física en áreas con aire acondicionado, o haga ejercicios en exteriores temprano en la mañana o en horas de la tarde, cuando hace menos calor.
– Permanezca en lugares con aire acondicionado, ya sea en su casa o en sitios de su comunidad.

Este post se basa en el tema «El cuidado de la diabetes cuando hay calor« publicado en Diabetes Foro.

Puedes ver los comentarios de los miembros del foro y hacer los tuyos en «El cuidado de la diabetes cuando hay calor«