Descubierto un virus que podría ser clave para tratar la diabetes

Según acaba de hacer público un grupo de investigadores de la San Diego State University en Nature Communications, la mitad de las personas alojamos en nuestros intestinos el virus crAssphage, bautizado así en honor al programa informático que ha dado con él.

Este microorganismo, que tiene 10 veces más pares de bases de ADN que el virus del sida, infecta a un grupo muy amplio de bacterias intestinales: las bacteroidetes, que parecen desempeñar un papel importante en los mecanismos de la obesidad humana.

Cuenta la revista Muy Interesante que los científicos esperan que el descubrimiento de crAssphage ayude no solo a combatir el sobrepeso mórbido, sino que también sirva para prevenir o curar otros trastornos asociados al sistema digestivo como la diabetes.

El hecho de que se haya detectado el ADN del virus bacteriófago en las muestras fecales de aproximadamente el 50 % de los individuos apunta a que es tan antiguo, al menos, como el mismo Homo sapiens.

También se ha comprobado que no aparece en los recién nacidos, por lo que probablemente se adquiere durante la infancia.

Información ampliada

El crAssphage, que infecta a uno de los tipos más comunes de bacterias intestinales, las Bacteroidetes. Este filo de bacterias se cree que está relacionado con la obesidad, la diabetes y otras enfermedades relacionadas con el intestino.

Robert A. Edwards, profesor de bioinformática de SDSU, y sus colegas se toparon con el descubrimiento por accidente. Cuando trabajaban con el investigador visitante, y autor correspondiente del estudio, Bas E. Dutilh, ahora en la Universidad Radboud Medical Center en los Países Bajos, los investigadores utilizaban los resultados de estudios anteriores de virus que habitan en el intestino para detectar nuevos virus.

(image)

En las muestras de ADN de heces de 12 individuos diferentes, notaron un grupo particular de ADN viral común en las muestras, de una longitud de alrededor de 97.000 pares de bases. Cuando Edwards y sus colegas revisaron si se encontraba en una lista completa de los virus conocidos, no encontraron nada.

Los investigadores luego examinaron la base de datos del Proyecto Microbiando Humano (HMP) del Instituto Nacional de Salud (NIH), y la base de datos MG-RAST del Laboratorio Nacional Argonne, y nuevamente encontraron el ADN en abundancia en las muestras derivadas de heces humanas.

Para demostrar que el ADN viral que descubrieron en sus datos informáticos en realidad existe en la naturaleza, el virólogo de SDSU, John Mokili, utilizó una técnica conocida como amplificación de ADN para localizar el virus en las muestras originales utilizadas para construir la base de datos del NIH.

Se trataba de un nuevo virus presente en aproximadamente la mitad de las muestras de las personas incluidas, y que hasta entonces nadie conocía.

?No es inusual ir en busca de un nuevo virus y encontrarlo?, dijo Edwards. ?Pero es muy raro encontrar uno que muchas personas tienen en común. El hecho de que ha volado bajo el radar durante tanto tiempo es muy extraño?.

Un virus antiguo

El hecho de que sea tan generalizado indica que es probable que no sea un virus particularmente joven.
?Básicamente lo hemos encontramos en todas las poblaciones que hemos visto?, dijo Edwards. ?Por lo que podemos decir que es tan antiguo como el ser humano?.

Edwards y su equipo lo nombraron crAssphage, tras el programa informático utilizado para descubrirlo.
Algunas de las proteínas en el ADN de crAssphage son similares a las encontrados en otros virus bien descritos. Eso permitió que el equipo de Edwards determinara que el nuevo virus es del tipo conocido como bacteriófago, que infecta y se replica en el interior de las bacterias.

Por medio de técnicas bioinformáticas innovadoras predijeron que este bacteriófago en particular prolifera mediante la infección de un filo común de bacterias del intestino conocidas como Bacteriodetes.

Las bacterias Bacteriodetes viven cerca del final del tracto intestinal, y se sospecha que juegan un papel importante en el vínculo entre las bacterias del intestino y la obesidad. El papel que juega crAssphage en este proceso será objetivo de investigación futura.

Una vez que el virus sea aislado, se espera profundizar en su papel en la obesidad. Es posible que el virus de alguna manera media la actividad de colonias Bacteriodetes, pero aún está por verse si crAssphage promueve o suprime los procesos relacionados con la obesidad en el intestino.

El virus también se puede usar para prevenir o mitigar otras enfermedades afectadas por el intestino, tales como la diabetes y las enfermedades gastrointestinales.

Artículo científico: Bas E. Dutilh, Noriko Cassman, Katelyn McNair, Savannah E. Sanchez, Genivaldo G. Z. Silva, Lance Boling, Jeremy J. Barr, Daan R. Speth, Victor Seguritan, Ramy K. Aziz, Ben Felts, Elizabeth A. Dinsdale, John L. Mokili, Robert A. Edwards. A highly abundant bacteriophage discovered in the unknown sequences of human faecal metagenomes. Nature Communications 5, Article number: 4498, doi: 10.1038/ncomms5498
Fuente: San Diego University

Este post se basa en el tema «Descubierto un virus que podría ser clave para tratar la diabetes« publicado en Diabetes Foro.

Puedes ver los comentarios de los miembros del foro y hacer los tuyos en «Descubierto un virus que podría ser clave para tratar la diabetes«